A las puertas de las elecciones, la ciudadanía no sabe con certeza quiénes serán los candidatos. Esta situación es atribuida por analistas a una reforma electoral tan manoseada y mal hecha, que complicó el proceso, considerado el más irregular y riesgoso de la historia democrática. Analistas y políticos expresan sus opiniones al respecto.

Roxana Orantes Córdova

La incertidumbre es la palabra que puede definir el actual proceso electoral, mucho más breve y regulado que todos los anteriores, pero también mucho más confrontativo, carente de debate y caracterizado por la falta de información.

El constitucionalista José Luis González Dubón, el analista Adrián Zapata y el candidato presidencial del Partido Unionista, Pablo Duarte, aportaron sus puntos de vista sobre la judicialización de la política y la politización de la justicia.

 La serpiente que se muerde la cola

Según González Dubón estamos ante “un sistema judicial prostituido. Lo destruyeron prostituyéndolo. Sandra torres está manipulando el sistema judicial a su favor, abusó de la ley de femicidio, pero esto es resultado de la serpiente que dieron a luz y ahora se dio vuelta y se muerde la cola. Les llegó una parte de su propia creación. Crearon una tendencia y ahora se revirtió contra ellos”.

El politólogo Adrián Zapata expresa: “creo que los políticos han abdicado de la política y en lugar de hacer de ella su razón de ser, han trasladado su práctica al litigio. Son leguleyos de la política”. Sin embargo, al consultarle sobre los fallos politizados en las cortes señala:

Todas las resoluciones sobre conflictos políticos son fallos políticos.El problema es que los políticos accionan sobre órganos jurisdiccionales y por consiguiente dichos órganos no pueden dejar de resolver.

No se puede atacar a los órganos jurisdiccionales por resolver ante las pretensiones legales de quienes accionan ante ellos. Los fallos de la CC son por naturaleza políticos. Qué más político que decidir sobre asuntos constitucionales,

Ahí está el quid del asunto: los políticos abdican de la política al judicializarla. Se pervierte la democracia. Ya no es la argumentación ideológica, ni el mensaje político, ni la confrontación programática. El ciudadano ya no cuenta. Es el litigio judicial. Sobre la voluntad popular. Y esta perversión de la política también termina pervirtiendo la justicia, porque es en esta arena donde se termina definiendo la lucha por el poder. Convirtiendo a las cortes en un necesario instrumento de los políticos que buscan cooptarlas. Es un círculo vicioso.

La confrontación entre la candidata Sandra Torres y el fiscal Francisco Sandoval es una expresión de esto, señala Zapata, quien agrega: “es una expresión concreta de lo referido. Hacer la política en las cortes. Me parece que la pregunta ahora es ¿quién debe romper ese círculo vicioso?

Y concluye: “me parece que son los políticos, los jueces están obligados de resolver las pretensiones de quienes accionan. La sociedad debería exigirle a los políticos que asuman la naturaleza de su práctica. Que sean políticos, no litigantes. Ojalá puedan participar las tres mujeres que encabezan las encuestas”.

Finalmente, Pablo Duarte comenta: “estoy sumamente preocupado. No importa que el candidato sea o no limpio, que tenga o no tenga tachas. Puntean los que están implicados en los líos más espantosos. Ellos son los que aparecen como favoritos en las encuestas.

Parece ser que para ser noticia hay que estar implicado en problemas legales. No se vale, hay políticos limpios que no tienen posibilidad de ser visibles debido a las restricciones que la ley les impone”.

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.