A pocas horas de que finalice el mandato del gobierno actual y de que el electo asuma la Presidencia de la República, Jimmy Morales sigue generando opiniones contrapuestas, que van desde el respeto y el reconocimiento hasta los señalamientos de impopular, antidemocrático y obsecuente ante las exigencias estadounidenses. Perspectiva recopiló algunos datos y opiniones que presentan un panorama aproximado de las posiciones diversas sobre el gobierno saliente.

Roxana Orantes Córdova

Es casi imposible que un mandatario tenga una gestión totalmente positiva o totalmente negativa. Sin embargo, en el caso de Jimmy Morales, la polarización de la ciudadanía informada y politizada que se interesa por estos temas y opina en las redes sociales es evidente, y la mayor parte de los comentarios son “blanco o negro”.

Hasta el último momento, Morales ocupa la atención y genera debate, mientas su vicepresidente,  Jafeth Cabrera, termina los cuatro años con un perfil tan bajo como el que tenía al iniciar su gestión.

A continuación, la síntesis de las posiciones a favor y contra Morales, quien pese a varios pronósticos, terminó su período constitucional y, tal como todos sus antecesores y los que vendrán a partir de mañana, tuvo aciertos y desaciertos como gobernante.

Los números no mienten…o casi no mienten

Para tener una aproximación a la realidad, las cifras son lo más indicado y un poster de propaganda gubernamental que anuncia el cuarto informe de gobierno que se presentará mañana, informa que la gestión del Frente de Convergencia Nacional (FCN), dejó en la caja del Estado Q2, 597.5 millones. Los simpatizantes de Jimmy aseguran que, desde Jorge Ubico (1931-44), ningún mandatario había dejado fondos en caja para el próximo gobierno.

El Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), consideran en sus informes que el país ha evidenciado estabilidad económica y esperan que en 2020, la economía crezca entre un 2.8% y 3.2%.

Un tema sensible para la ciudadanía es la violencia homicida. Según la gubernamental Agencia Guatemalteca de Noticias:

“La tasa de homicidios por 100,000 habitantes pasó de 23.8 en 2018 a 21.5 en 2019 y registra un descenso de 2.3 puntos (9.66 por ciento), según un informe de la Secretaría Técnica del Consejo Nacional de Seguridad”. Es importante recalcar que la cifra considerada “aceptable” en el mundo, es de 10 homicidios por cien mil habitantes.

En aspectos como educación y salud, la AGN también aporta datos optimistas. Según afirma el gobierno, dejarán como legado “la nueva alimentación escolar, textos en idiomas mayas y tecnología en el aula”.

Un logro relevante es el incremento de días efectivos de clase, que pasaron de 160 a 193 días en 2019. Este año, el ciclo escolar se adelantó unos días, con lo que podría estar muy cercano al mínimo de 180 que es el estándar deseable. Asimismo, la AGN anunció que ya fueron entregadas todas las viviendas a los afectados por el desastre del Volcán de Fuego.

Las encuestas son una de las herramientas más usadas para obtener cifras y en este rubro, Morales resulta desfavorecido. En agosto de 2019, la firma Pro Datos realizó una encuesta para Prensa Libre donde se concluye que 8 de cada 10 guatemaltecos reprueban la gestión de Morales.

Sin embargo, aunque la cifra exprese un rechazo generalizado, los hechos muestran lo contrario. La administración que concluye estuvo marcada por múltiples manifestaciones que tenían como consigna la defenestración de Morales, y pese a las cifras de las encuestas, tales muestras de repudio no lograron una convocatoria significativa, exceptuando cuando en ellas participaban grupos conocidos como “acarreados”: personas transportadas desde el interior por organizaciones campesinas que reciben financiamiento externo para estas actividades.

Finalmente, un dato positivo es que la Secretaría General de Planificación (Segeplan), dio a conocer que la transición de gobierno se realizó por primera vez de forma satisfactoria y que “marcó la pauta para otros países latinoamericanos”, dijo a la AGN el Secretario de Segeplan, Miguel Ángel Moir.

“El secretario detalló que, a lo largo del proceso de transición, los equipos designados por el gobierno entrante de Alejandro Giammattei y el del presidente Jimmy Morales realizaron 172 reuniones en total, 119 en ministerios, 46 en secretarías y 7 con otras”, dice AGN y añade que el martes 15, la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), dará detalles del acompañamiento que se brindó en el proceso de transición.

Críticas negativas: hechos y percepciones

Algunos hechos que apuntalaron las críticas contra el mandatario se originaron en el abordaje a las tragedias por el incendio en el Hogar Seguro, donde 56 adolescentes fallecieron quemadas y el desastre motivado por la erupción del volcán de Fuego.

Sumado al manejo de ambos casos, la investigación de la Comisión Internacional contra la Impunidad (CICIG) y el Ministerio Público (MP), que implicó y llevó a tribunales al hijo y el hermano de Morales fue un tema que se prolongó de 2016 a 2019 y finalizó con la absolución de los dos acusados, como la mayor parte de casos impulsados por CICIG-FECI.

Esto tuvo efectos en dos vías: el incremento del rechazo al mandatario por un lado y por otro, “fue el detonante de la animadversión de Morales contra la CICIG”, según afirmó el ex ministro de Trabajo Luis Linares a los medios, en un análisis sobre el caso Botín Registro de la Propiedad.

En enero de 2017, los dos familiares de Morales fueron capturados. En agosto, el mandatario declaró “Non grato” a Iván Velásquez. Para sus detractores, fue una respuesta a la acción judicial contra su familia. Para quienes lo avalan, un derecho constitucional del mandatario. Este intento fracasó debido a varios amparos para mantener a Velásquez en el país y a un error de forma en el documento presidencial, que justificó el fallo favorable de la Corte de Constitucionalidad (CC), la cual inició una serie de amparos que muchos juristas califican de politizados.

Un año después, Morales decidió no renovar el mandato de la CICIG y precipitó la salida de Iván Velásquez, quien según los críticos de esa entidad, actuó como una autoridad de ocupación o un procónsul romano, interviniendo en los más diversos temas nacionales, exceptuando la desarticulación de cuerpos ilegales y aparatos clandestinos. Al mismo tiempo, el presidente guatemalteco acudió a la Organización de Naciones Unidas (ONU), para señalar las extralimitaciones de la CICIG en Guatemala y la indiferencia de Antonio Guterres ante sus peticiones de negociar el retiro de la CICIG.

La salida del ente internacional incrementó el número de opositores en las redes sociales y la “mala prensa” que actuó como caja de resonancia, motivó una percepción negativa sobre el mandatario en los medios y la realidad virtual.

Antes de esto, la política exterior había dado un giro con Sandra Jovel, quien promovió que Guatemala trasladara su embajada en Israel de Tel Aviv a Jerusalén, luego de que EE.UU. tomara esa decisión. El hecho motivó diversas críticas y predicciones apocalípticas de los opositores a Morales, quien obtuvo a dos aliados que probablemente sean los más estratégicos para Guatemala.

Entretanto, la Canciller fue atacada por simpatizantes de la CICIG desde diversos frentes, que van desde su condición de mujer y apariencia física hasta sus decisiones políticas. Sin embargo, quedan en el país los logros de la Cancillería (que inició relaciones con diversos países y abrió varios consulados en EEUU)

Los aspectos que se criticaron al gobierno de Morales incluyeron desde el gasto excesivo en alimentos de la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad (SAAS) hasta la compra de un lujoso reloj para el Presidente. Según los medios, Morales gastaba cifras astronómicas en alimentos, pero nunca se aclaró que la SAAS cuenta con por lo menos 500 empleados y agentes, quienes almuerzan cada día en la entidad, que por contar con Ley Orgánica no puede ser disuelta con una orden presidencial.

Incluso, el mandatario fue señalado por abuso sexual, en una acusación imprecisa que no incluyó los nombres de las presuntas víctimas y que incluyó una conferencia de prensa ampliamente divulgada por el Ministerio Público (MP), que sin embargo, nunca dio los resultados de la investigación contra Morales. Los medios tampoco dieron seguimiento al caso.

Las noticias sin elementos que permitirían al público sacar conclusiones pueden calificarse como tendenciosas. Esto se reflejó incluso en la prensa internacional,  especialmente la que va de demócrata a izquierdista. Entre los medios internacionales más críticos contra Morales, resaltan notas en El País, de España y columnas de Francisco Goldman, guatemalteco estadounidense que reside en EE.UU. donde llegó como exiliado político.

Entre los que se convirtieron en “colaboradores eficaces” de la CICIG, Roberto Monzón y Estuardo González señalaron a algunos medios escritos de estar en controversia con Morales porque este les cortó espacios pagados y algunos contratos que permitían mayor solvencia a estos medios. Aparentemente, esta colusión entre los medios y el gobierno de Otto Pérez Molina no ha sido investigada y probablemente se diluya a partir de mañana, cuando Giammattei asuma el mandato.

 

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.