El recuento de la Corte Electoral uruguaya ha dado este jueves la victoria por la mínima a Luis Lacalle Pou. Aunque el conteo no ha finalizado —el resultado definitivo se dará a conocer el sábado—, la diferencia de votos es ya suficiente como para anunciar el ganador. Con la victoria de la coalición conservadora, que reúne a varios partidos incluyendo a la extrema derecha de Cabildo Abierto, terminan 15 años de Gobierno del izquierdista Frente Amplio.

La votación del pasado domingo dejó la imagen de un país dividido en dos fuertes bloques enfrentados. El escrutinio tras la jornada electoral se cerró con un 48,71% para Lacalle Pou y un 47,51% para Martínez. Una diferencia tan mínima que la Corte Electoral no pudo dar un ganador el domingo y obligó a un recuento de los votos. 

 

“La evolución del escrutinio de los votos observados no modifica la tendencia. Por lo tanto, saludamos al presidente electo Luis Lacalle Pou, con quien mantendré una reunión mañana”, ha asegurado Martínez este jueves en su cuenta de Twitter.

En estos días de espera, Lacalle Pou, que partía como favorito, ha ido configurando su gabinete. Aunque no hay nada confirmado, el economista Ernesto Talvi, líder del Partido Colorado, suena como ministro de Exteriores. La cartera clave de Interior estaría encabezada por el dirigente histórico del Partido Nacional, Jorge Larrañaga, quien impulsó un referéndum que proponía luchar contra la delincuencia con una batería de medidas represivas. Larrañaga perdió la consulta, pero su iniciativa le sirvió para propulsarse como un referente contra la inseguridad.

 

La atención está centrada en qué carteras tendrá la extrema derecha de Cabildo Abierto. Entre las posibilidades que se barajan está que se ocupe de Sanidad. El manejo de la salud por parte de este partido, encabezado por un militar retirado, preocupa especialmente a las organizaciones feministas, ya que ese ministerio tiene un papel clave en la implementación de la ley que despenalizó el aborto en 2012.

La coalición ha asegurado que no alterará la “agenda de derechos” que impulsó el Frente Amplio en los últimos 15 años y que incluye la legalización de la marihuana, el matrimonio homosexual o la ley de personas trans. Sin embargo, el aborto legal tiene aspectos que pueden llegar a cuestionarse, ya que la ley establece que las mujeres tienen que reunirse con un equipo interdisciplinario y tomarse cinco días de reflexión antes de poder interrumpir su embarazo, algo que debe hacerse con rapidez para que todo entre dentro del periodo de las 12 semanas legales. Por otro lado, algunos médicos se han declarado objetores de conciencia, dejando amplias regiones del país sin acceso al aborto. Una situación que fue resuelta con personal sanitario itinerante enviado por el Ministerio de Salud.

Luis Lacalle Pou, de 46 años de edad, es el líder del Partido Nacional, hijo y bisnieto de presidentes de esta formación política uruguaya. Abogado de profesión, entró en el Parlamento como diputado a los 20 años, ocupando la suplencia que dejó su madre. Desde entonces se dedicó a la tarea legislativa. Los analistas sitúan al próximo presidente de Uruguay dentro de la derecha cristiana, de hecho, algunos de sus referentes y el probable ministro de Desarrollo Social, Pablo Bartol, pertenecen al Opus Dei.

 

Lacalle Pou ha prometido mejorar la economía, que en los últimos años ha dado señales de estancamiento, con una subida del desempleo y un aumento del déficit público. Su equipo prevé una reforma de los impuestos a los productores agrícolas y varias medidas para fomentar el emprendimiento. Su administración también se centrará en la lucha contra el aumento de la delincuencia, una de las mayores preocupaciones de los uruguayos y que el Frente Amplio no supo frenar en sus sucesivos Gobiernos.

El Frente Amplio se prepara para pasar a la oposición, bajo el liderazgo de Daniel Martínez reforzado por su inesperado resultado electoral en la segunda vuelta. Pese a que la semana anterior a los comicios los sondeos daban una victoria holgada a la derecha, Martínez logró en los últimos días reducir esa diferencia. La compleja coalición de izquierdas se mantiene como el mayor partido de Uruguay, pero no tiene mayoría en el Parlamento y si la coalición gobernante se mantiene cohesionada, tendrá poco margen de acción.

Fuente: El País 

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.