Por Redacción Perspectiva

Este jueves, Mauricio Claver-Carone, asesor del presidente de Estados Unidos, Donald Trump destacó los beneficios que obtendrá Guatemala con el acuerdo de migración y el otorgamiento de visas de trabajo temporales para guatemaltecos.

“Desafortunadamente ha habido mucha confusión y desinformación sobre este tema. Este acuerdo simplemente permitirá que Guatemala ofrezca asilo a un número previamente acordado de posibles asilados solamente de los hermanos países de Honduras y El Salvador”, dijo Claver-Carone.   Añadió que esa medida permitirá que las personas se conviertan en víctimas del tráfico humano y de las bandas criminales.


 

“Para Guatemala ofrecer un proceso de asilo a estos países hermanos no le significaría ningún costo. Al contrario, Estados Unidos está comprometido en ayudar a Guatemala bilateralmente para cubrir los costos de este proceso y para crear la capacidad necesaria”, puntualizó.


Agregó que EEUU está preparando un paquete de financiamiento para proyectos económicos en desarrollo y otras medidas de beneficio de Guatemala.

Mientras tanto los fiscales generales de 22 estados de EEUU firmaron una carta en la que tachan de ser inconstitucional el pacto migratorio, además de poner en riesgo la seguridad de miles de personas que ya son vulnerables.


 

En el escrito aseguran que el pacto obliga a las personas a buscar asilo en el mismo país de donde intentan huir, también hace referencia a comentarios despectivos del presidente Trump acerca de los migrantes no blancos, que podrían indicar una motivación racista para la firma de este pacto.


Además explican que Guatemala no está preparada para brindar asilo a las miles de personas de la frontera mexicana con Estados Unidos ya que solo tienen a 12 personas trabajando en los casos de petición de asilo, y no ha aceptado ni una sola de las 259 peticiones recibidas en 2018.

Según la carta de los fiscales, el acuerdo “es inconstitucional porque discrimina basándose en la raza, etnia y origen nacional, lo que viola la quinta enmienda”.

 

 

El acuerdo anunciado en julio, declara que EEUU negaría la protección a aquellos demandantes de asilo que no lo hayan solicitado antes en Guatemala o en México, lo que impide que miles de migrantes centroamericanos tengan la posibilidad de pedir asilo en la frontera sur de Estados Unidos.

Guatemala cedió a participar en el pacto luego de las amenazas de Trump de imponer sanciones al país.

 

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.