El gobierno de Uruguay rechazó este lunes la solicitud de asilo político hecha por el expresidente de Perú Alan García en la embajada de este país en Lima.  El anuncio lo hizo el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, durante una rueda de prensa realizada en la casa de gobierno del país austral junto al canciller, Rodolfo Nin Novoa.


“No concedemos el asilo político al señor Alan García, caso que en los últimos días cobró especial importancia y el cual hemos revisado detenidamente”, dijo.


El pasado 18 de noviembre, el exmandatario peruano solicitó el asilo político a la República Oriental de Uruguay después de que se le prohibiera la salida del país por 18 meses debido a la investigación que se lleva a cabo por su presunta implicación en el caso de corrupción de Odebrecht en Perú.

García aseguró en su momento que las investigaciones son el resultado de una persecución política y no de un proceso judicial independiente.  Sin embargo, Vázquez señaló que “las investigaciones realizadas concluyen que el caso de Alan García no es una persecución política, ya que en Perú funcionan autónomamente y libremente los tres poderes del Estado y especialmente el poder judicial”.

“La decisión de este caso son con base en consideraciones estrictamente jurídicas. Queremos argumentar con elementos jurídicos y legales”, agregó.

Junto a García, los expresidentes de Perú Ollanta Humala y Alejandro Toledo también han sido investigados por la Justicia peruana.  Mientras que el mismo caso acabó con la destitución del cargo de presidente de Pedro Pablo Kuczynski.

Las autoridades de Uruguay notificaron a Perú sobre la decisión y señalaron que García ya había abandonado la sede diplomática en Lima.

“Rol importante”

La solicitud de asilo de García se produjo poco después de que la fiscalía anunciara la ampliación de una investigación sobre supuestos sobornos pagados por Odebrecht para adjudicarse un contrato para la construcción de la primera línea del metro de Lima durante el segundo mandato de García (2006-2011).

El fiscal José Domingo Pérez había referido que tenía intención de investigar al exmandatario por mantener “un rol importante” en la ejecución del megaproyecto, a través de la promulgación de decretos a favor de la firma brasileña y por presuntos delitos de lavado de activos y colusión.

Entre los señalamientos contra García se incluye el haber recibido US$100.000 provenientes de la polémica ‘Caja 2’ de Odebrecht (la que contenía los fondos para las coimas, según las investigaciones), por una conferencia que el líder aprista dictó en 2012 en la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo.

Es un abuso. El 2012 no era presidente, podía contratar cualquier conferencia. Dicté la charla, recibí los honorarios en mi cuenta en Lima y pagué 30% de impuestos de inmediato”, escribió García como respuesta a la acusación en su Twitter.

Perú es uno de los países más afectados por la saga de corrupción de Odebrecht.  La empresa admitió haber pagado US$29 millones en sobornos a lo largo de tres gobiernos peruanos, incluido el segundo mandato de García.

De acuerdo con las autoridades de Estados Unidos, los ejecutivos de Odebrecht han reconocido que la firma pagó sobornos por unos US$788 en una decena de países de la región con el objetivo de facilitar la consecución de contratos para más de 100 proyectos.

 

 Fuente: BBC

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.