La princesa Ubolratana Mahidol ya no solo es la hermana del rey de Tailandia.  Ahora es también candidata a primera ministra e intentará arrebatarle el cargo al jefe de la junta militar Prayuth Chan-o-cha.


A sus 67 años, la princesa Ubolratana dio un paso sin precedentes al decidir participar en las primeras elecciones que su país celebrará desde que los militares, liderados por Chan-o-cha, derrocaran al gobierno y se hicieran con el poder en 2014.


No solo eso, sino que se presentará por el partido Thai Raksa, leal al ex primer ministro Thaksin Shinawatra.  La familia real tailandesa, al formar parte de una monarquía parlamentaria, no suele inmiscuirse en política.

Pero Ubolratana Mahido, quien renunció a sus títulos para poder casarse con un estadounidense, romperá la tradición en los comicios del próximo 24 de marzo, que son vistos como una oportunidad para que el país restaure la democracia.

¿Quién es Ubolratana Mahidol?

La princesa Ubolratana Rajakanya Sirivadhana Barnavadi nació en 1951 y es la hija mayor del popular rey Bhumibol Adulyadej, que falleció en 2016.

Estudió matemáticas en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos, y obtuvo un máster en salud pública en la Universidad de California en Los Ángeles.

En el MIT conoció a Peter Ladd Jensen, con quien se casó en 1972 y tuvo tres hijos. Uno de ellos era Khun Bhumi Jensen, que tenía autismo.

A diferencia del resto de la familia real, la princesa hablaba abiertamente de la condición de su hijo y sus necesidades especiales.

El joven falleció en el tsunami que azotó el sudeste asiático en 2004, en el que murieron más de 225.000 personas. Había estado disfrutando del mar junto a su familia. Su madre creó en su memoria la Fundación Khun Poom de ayuda a niños con autismo y problemas de aprendizaje.

Tres años antes, Ubolratana Mahidol se había divorciado y regresado a Tailandia, retomando su participación en la vida de la realeza.

La princesa es muy activa en las redes sociales e incluso ha protagonizado películas tailandesas. De una de sus apariciones en un programa de televisión surgió la etiqueta que están usando sus seguidores para mostrarle su apoyo en las redes: #LongLiveSlender (“Larga Vida Esbelta”).

Según el medio de comunicación local Khaosod, esta hace referencia a que en el programa, la princesa dijo en broma que prefería que le dijeran “Larga Vida a Esbelta” en vez de “Larga Vida a su Majestad”.

Los hermanos Shinawatra

La princesa ha sido vista más de una vez con Thaksin Shinawatra y su hermana menor, Yingluck Shinawatra.  Thaksin fue primer ministro entre 2001 y 2006, cuando fue derrocado por los militares, que lo acusaron de corrupción. Desde entonces, se exilia en Reino Unido.

Yingluck fue primera ministra entre 2011 y 2014, cuando el Tribunal Constitucional de Tailandia la destituyó por “abuso de poder“. Su reemplazo fue depuesto por los militares 15 días después.

La política también se encuentra exiliada en Reino Unido. La justicia tailandesa pidió su extradición el año pasado.  Pese a vivir en el extranjero, ambos hermanos gozan de popularidad en su país, donde son todavía una fuerza política poderosa.

Tanto que 10 candidatos se han cambiado el nombre a Thaksin y otras cinco, a Yingluck para aumentar sus posibilidades de ser recordados por los votantes, según público el diario británico The Guardian.

La euforia electoral se pudo ver reflejada cuando el lunes, el día en que se abrió las inscripciones de candidatos, más de 6.000 se presentaron.

Los tailandeses aprobaron en 2016 una nueva Constitución creada por los militares y que está diseñada para perpetuar su influencia y dificultar que los aliados de los Shinawatra pudieran ganar otros comicios.

Mujer sosteniendo foto de los hermanos Shinawatra
Los hermanos Shinawatra todavía son una fuerza política poderosa en Tailandia. Fuente: BBC

Chan-o-Chan había anunciado el viernes pasado que sería el candidato del partido afín a los militares Palang Pracharat. Pero ahora que la princesa se ha aliado a los hermanos, la balanza ha dejado de estar de su lado.   Tailandia tiene una de las leyes más duras a la hora de penalizar la difamación contra miembros de la realeza, lo que en la práctica hace que pocos se atrevan a criticarlos.

En 2007, por ejemplo, un hombre fue condenado a 35 años por publicar en Facebook mensajes que fueron considerados insultantes hacia la familia real.

En teoría, la princesa no debería poder beneficiarse de estas normas, pero la realeza es reverenciada en Tailandia y son muy pocos quienes la critican. Esto ha llevado a muchos a cuestionar si los candidatos querrán seguir en la contienda si se tienen que enfrentar a una princesa.

Algunos analistas también advirtieron que, como estas leyes han sido interpretadas de manera muy abierta en otra ocasiones, es posible que los medios de comunicación extremen la cautela a la hora de cubrir los comicios.

Los militares han dado 12 golpes desde el final de la monarquía absoluta y la entrada en vigor de la primera Constitución, en 1932.

Fuente: BBC

Total
4
Shares

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.