La captura de los dos funcionarios responsables del sistema informático usado en la primera vuelta, es un reconocimiento de graves irregularidades, afirman analistas y la organización que pide posponer el balotaje hasta que no queden dudas. El tema ha trascendido al plano internacional y medios tan disímiles como el estadounidense republicano Impunity Observer, y la izquierdista Prensa Latina, de La Habana, Cuba, coinciden en externar sus dudas sobre el proceso electoral guatemalteco.

Roxana Orantes Córdova

Hoy por la mañana fueron capturados Gustavo Adolfo Castillo González, ex director de informática del TSE y el ex subdirector Beny Obdulio Román Chanquín, a quienes se señala por incumplimiento de deberes y destrucción de registros. Algunas voces inconformes con el proceso demandan que se siga la línea de mando y los sancionados sean los superiores jerárquicos de los imputados.

Otras opiniones apuntan a que la captura evidencia que el fraude fue consumado el 16 de junio y demandan que se suspenda el balotaje programado para el domingo 11 de agosto, hasta que no queden dudas.

En relación a los señalamientos de fraude, palabra que suena cada vez más, pese a que uno de los magistrados del TSE afirmó que procederían legalmente contra “quien grite la palabra fraude”, cabe mencionar que el término está siendo usado internacionalmente. Y no lo usa solamente la “ultraderecha”, también la “ultraizquierdista” agencia cubana de prensa, Prensa Latina, titula hoy:

“Capturas reviven fantasma del fraude en elecciones guatemaltecas”

Steven Hetch, editor general del Impunity Observer, ubicado en el otro extremo del espectro ideológico, también dedicó un artículo al tema, y afirmó:

“Los magistrados ilegítimos  (de la CC), socavarán el acuerdo de asilo entre Estados Unidos y Guatemala y arreglarán las elecciones presidenciales del 11 de agosto para la socialista Sandra Torres”.

Entretanto, el Tribunal Supremo Electoral (TSE), emitió un nuevo comunicado en el que explica que mañana se realizará un simulacro para verificar el funcionamiento correcto del sistema informático.

Stuardo Ralón, presidente del Centro para la Defensa de la Constitución (CEDECON), organización que interpuso el amparo por el que la Corte Suprema de Justicia (CSJ) ordenó al TSE revisar el software, dijo en un programa televisivo que “los comunicados del TSE se quedan cortos y muy lejanos a la actitud que debe asumir, también debe indicar que el programa informático esta vez no va a fallar y explicar la diferencia entre el software y el debido proceso de escrutinio y de impugnación ante las juntas receptoras de votos”.

Ralón ha dicho más de una vez que los responsables de esta situación son los magistrados del TSE. Con esto, coincide Zury Ríos, a quien el TSE impidió participar como candidata. En sus redes sociales expresa:

“Más de 50 millones pagados por un software basura. Capturado el ex encargbado d informática por supuesto desaparecimiento de pruebas y manipulación de votos. Los responsables son los magistrados del TSE. ¡Que renuncien para devolver la confianza a la ciudadanía traicionada!”.

Un video muestra a Gustavo Adolfo Castillo González en sus primeros momentos en la carceleta de tribunales. Hostigado por múltiples preguntas de varios periodistas, el ex funcionario respondió airado: “las casillas sí fueron habilitadas”, refiriéndose al famoso “factor 21” que según el TSE es el único “punto negro” en el proceso.

¿Chivos expiatorios?

“No quiero pensar que son chivos expiatorios”, afirma el doctor Alfredo García, quien menciona “es casi imposible que en las jerarquías superiores del TSE no existiera control sobre este error garrafal, que motivó resultados disímiles y errores que se prestan a las dudas “.

Según García, dignatario de la Nación, “la justicia debe llegar hasta donde la lleven sus pesquisas. Si alcanza a los magistrados, deberán rendir cuentas”. Según García, el TSE actuó de forma irregular en varios frentes. Por ejemplo, realizó inscripción de candidatos de forma discrecional, dejando fuera a algunos que no tenían problemas con la justicia (o ya habían cumplido penas), e inscribiendo a otros con varias demandas vigentes.

El uso de un software “artesanal”, que se privilegió sobre el de IBM (GBM), usado tradicionalmente en el país, fue otro de los aspectos que originaron este panorama, donde grupos que van de la ultraizquierda como CODECA, a la derecha republicana, protestan en las calles denunciando que hubo fraude.

“La evidente incapacidad en el tema del software fue la gota que derramó el vaso. Jamás en la historia del país habíamos visto un TSE tan incapaz y tan cerrado a explicar o reconocer sus errores. Si por lo menos hubieran accedido a una auditoría externa, pero no lo hicieron”, concluye.

“El ex director de informática ya confesó”

Giovanni Fratti, de Guatemala Inmortal, asegura que “el ex director de informática ya confesó públicamente que borraron los registros. Además, hubo alteraciones de actas y la falta de una auditoría externa son muestras de una negligencia increíble. Es increíble la actitud de esos magistrados, quienes delegaron la responsabilidad en incompetentes”.

Según el abogado, en cuestión de tres o cuatro días, “se robaron el 13% de los votos. Hay 650 mil irregularidades y dudas sobre 22 curules. Sin una auditoría externa no podemos ir a segunda vuelta. Es posible lograrlo, si todos los ciudadanos nos ponemos de acuerdo y la protesta es masiva”.

Junto a la enorme ineptitud demostrada por esta magistratura del TSE, existen trámites de amparo que terminarán por afectar a los magistrados. “Se han negado a dar información clara. Dicen que una asociación panamericana los avaló y aseguró que todo fue transparente. Pero ¿cómo pueden decir esto, si no hubo auditoría ejecutada por una empresa externa?, concluye Fratti, quien en redes invitó para mañana a las once de la mañana a una conferencia en la que los grupos opuestos a que se consume el fraude en la segunda vuelta (según afirman), expondrán a la ciudadanía sus puntos de vista.

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.