El proceso electoral convocado el 18 de enero está lleno de confusión, coinciden en afirmar diputados y analistas que fueron consultados por Perspectiva. En medio de esta confusión, se produce la confrontación entre la candidata presidencial de la UNE, Sandra Torres, y la ex fiscal Thelma Aldana, perfilada como candidata de Semilla. El pulso tiene características de ser una especie de “gana-gana”, considerando que inclusive la propaganda negativa es una ganancia, en el contexto de las estrictas prohibiciones que la ley vigente impone a los candidatos, dijo Christians Castillo a Perspectiva.

Roxana Orantes Córdova

El 6 de febrero, la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), cancelada por el gobierno en enero, mandó a los medios un comunicado informando que el Ministerio Público (MP), la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) y la propia CICIG (cancelada un mes antes por el gobierno), “presentaron solicitudes de antejuicio y se emitieron citaciones a primera declaración en el caso Financiamiento Electoral Ilícito del partido Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), durante la campaña electoral 2015”. La primera duda que surge ante el comunicado es cómo la CICIG se mantiene vigente en el país, pese a la cancelación unilateral del gobierno.

Al margen de este dato, motiva curiosidad por qué la FECI y el MP esperaron cerca de cuatro años para tomar medidas relacionadas con este caso. Especialmente, porque las capturas y la solicitud para retirar el antejuicio se produjeron exactamente un día después de que Sandra Torres fuera proclamada candidata presidencial de la UNE.

Al respecto, el diputado Oscar Arturo Argueta, de la UNE, señala: “la solicitud se interpuso en un juzgado de emergencia, no en el juzgado contralor, que fue el que libró las órdenes”.

Nineth Montenegro, de Encuentro por Guatemala (EG) afirma que todas las investigaciones en torno al financiamiento electoral son legítimas “y es necesario responder a las dudas”. En enero, una juez pesquisidora recomendó el retiro de la inmunidad a la diputada, considerada “candidata natural” del partido que dirige y de quien se mencionó podría participar en la “plataforma ciudadana” que apoya a Thelma Aldana.

La reacción de Sandra Torres fue enfática. En una conferencia de prensa, señaló de corrupta a Aldana y arremetió contra el MP y la FECI, donde según afirmó, “existe una estructura criminal incrustada en la FECI”, donde permanecen “los tentáculos de Aldana”, quien según dice, representa a la “izquierda radical”

“Quieren complicar el proceso”

El diputado Argueta considera: “quieren complicar el proceso. Estamos ante la posibilidad de que se realice un proceso electoral que no represente la voluntad soberana del pueblo, que se ejecute en condiciones extra democráticas”.

Según Argueta, existe un desbalance en los poderes, desde que en 2016 se aprobaron reformas que confieren al MP toda la capacidad de coerción. “Ahora vemos fiscales súper independientes”.

El legislador reitera una de las afirmaciones de Torres: “lo que llama más la atención es que el fiscal presente sus argumentos e hipótesis ante los medios, no ante un juez. No importa lo que la opinión pública piense, sino la decisión del juez”.

Según Nineth Montenegro, estamos ante “un ambiente confuso, complejo. Los “millenial” no se empadronan y todo parece indicar que el abstencionismo podría llegar a niveles históricos”.

Y agrega: “como van las cosas, podría ganar el voto nulo. Se trata de un proceso electoral inédito, donde si el 51% de los empadronados vota nulo, el proceso debería repetirse, según la ley vigente”.

Posibles entretelones de una confrontación

Según afirma Giovanni Fratti, de Guatemala Inmortal, es evidente la aspiración de destruir a la UNE. La apuesta sería que los potenciales votantes de UNE se inclinaran por Semilla. Sin embargo, esta posibilidad es irreal, dice Fratti, quien añade que Sandra Torres está a tiempo de interponer más de un recurso de amparo, “con tres de cinco votos a su favor en la Corte de Constitucionalidad (CC)”.

Otra salida para Torres, sería “realizar una asamblea extraordinaria, presentándose como candidata a diputada y con un binomio presidencial alternativo. Esto, tomando en cuenta que el binomio designado recientemente podría disolverse, puesto que ya se comenta que Carlos Morales estaría considerando su renuncia. “Fue una equivocación nombrarlo vicepresidenciable”, dice Fratti.

Según afirma, hay complicidad entre los fiscales Sandoval, Curruchich y Schaad, quienes estarían apostando a ganarse la voluntad de organizaciones no gubernamentales y grupos afines a Sandra Torres, para sumarlos al caudal electoral de Semilla.

“También pueden posponer el antejuicio, dejar correr el tiempo y de ganar la elección Torres, actuar con ella de forma similar a la que han hecho con Jimmy Morales. Son una mafia de fiscales usurpando el poder.

En cualquier caso, las polémicas motivan una considerable cobertura que se encuentra sumamente limitada debido a las restricciones de la ley electoral, dice Fratti, quien ejemplifica que, según el artículo 64 de esa normativa, “una entrevista a un candidato puede ser considerado el delito de propaganda anticipada, no cometida por el candidato, sino por el periodista”.

El “gana-gana” en un contexto de información limitada

“En términos generales, ante la estricta prohibición de campaña anticipada que existe, la clase política se abstiene de pronunciarse y pareciera que la polémica es un buen pretexto para convertirse en noticia”, dice el analista del Instituto de Problemas Nacionales de la USAC (IPNUSAC), Christians Castillo.

Según esta interpretación, la negativa de inscripción a Zury Ríos, la ubicó en portadas y otros espacios mediáticos privilegiados. “La estrategia de victimización fue bien aprovechada y la presencia mediática, evidente”, dice.

En términos de política, no existe propaganda “mala”, y el posicionamiento mediático de un candidato puede influenciar a los votantes indecisos, señala Castillo. Este sería el caso de Mauricio Radford, el candidato de FUERZA contra quien también se solicita el retiro del antejuicio.

“El jaloneo de pelos entre Sandra Torres y Thelma Aldana es un show mediático barato, pero pone en la palestra la figura de Torres, quien afirmó ante el público que es vista como la principal contendiente de Aldana. Además, Torres aseguró que según encuestas, ella es de las figuras predilectas”, dice Castillo.

Además, señala, la situación tiene muchas características de ser un “juego raro”, algo como una “estrategia espejo”. Cuando la UNE señaló a Semilla porque su logo era similar al del Movimiento para la Liberación de los Pueblos (MLP), lo que resulta absurdo, elevó el perfil de un “partiducho” que se victimizó y logró presencia.

“Si existe un caso de corrupción debe ser investigado y se debe solicitar que se levante el antejuicio al señalado. Sin embargo, todo este ruido, esta bulla, tiene como efecto posicionar las imágenes de los contendientes. No podemos hablar de un acuerdo tácito, pero la lucha entre la UNE y Semilla despierta la sospecha sobre si busca posicionar a sus candidatos, en un momento de tantas restricciones a la información”.

Es preciso recordar que una de las principales figuras de la UNE, Mario Taracena, se presentó como el “ungido” de la veinte calle (en alusión al entonces embajador Todd Robinson, figura que junto a Aldana e Iván Velásquez impulsó temas como las reformas constitucionales.

“Si a Torres no se le retira el antejuicio, parecerá un acuerdo. Ella no puede agregarle más rayas al tigre y es de suponer que parte de su anti voto se desviaría hacia Aldana. En este juego de gana-gana, salen perjudicados los partidos pequeños, poco conocidos, la población y el TSE, cuya imagen resulta dañada y que ante la acción de Aldana, puede resultar en una posición incómoda, considerando que la ex fiscal recurrió a un amparo para que no se le retirara el finiquito. Estamos ante una burda judicialización de la política, y ojalá no lleguemos a la politización de la justicia”, concluye Castillo.

Total
441
Shares

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.