Fuente: Entrepreneur 

En este mundo tecnológico hemos desarrollado condiciones tan dispares como la adicción a las pantallas, la “nomofobia” (miedo a salir sin celular) y el peculiar FOMO(fear of missing out o miedo de perderse de experiencias divertidas).


Ahora los médicos han acuñado un nuevo término: “Dismorfia de Snapchat”.


Se trata de la patología psicológica de pacientes que se someten a cirugías cosméticas agresivas para verse más como las versiones de su rostro con filtros que se pueden hacer en Snapchat.

No se trata de algo tan extremo como ponerse orejas de perro o cuernos de antílope, pero sí de afilar las facciones y agrandar los ojos como lo hace el efecto Facetune en ciertos celulares.

El estudio publicado en JAMA Facial Plastic Surgery, los pacientes están pidiendo labios más llenos, ojos más grandes y narices más delgadas.

El Departamento de Dermatología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston señaló al portal CNET que esta tendencia es “alarmante porque esos selfies filtrados a menudo presentan una apariencia inalcanzable y están borrando la línea de realidad y fantasía para estos pacientes”.

Fuente: Entrepreneur 

Fuente Fotográfica: Entrepreneur 

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.