La consola de próxima generación de Sony no será lanzada este año, pero el gigante de la tecnología ha sido sorprendentemente generoso con los detalles de cómo será. Durante una presentación de estrategia corporativa, la compañía confirmó una vez más que la Play Station 5 tendrá compatibilidad con las versiones anteriores de la consola. Como tiene una arquitectura similar a la PS4, podrás jugar los títulos diseñados para la consola de la generación actual y también será compatible con la actual de PlayStation VR.


“Aprovecharemos la compatibilidad con versiones anteriores para hacer que nuestra comunidad pase a la próxima generación de manera más rápida y perfecta que nunca”, dijo la compañía en el evento. Sony tiene la intención de usar los juegos de PS4 para alentar a los primeros usuarios, los que cree que serán críticos para el éxito de la PS5. De hecho, promete más juegos AAA para PlayStation 4, ya que seguirá siendo un “motor de compromiso y rentabilidad” en los próximos tres años. Esto puede dar a entender que Sony espera tener cierto margen de pérdida con la PS5 y confía en la PS4 para mantener a la división de juegos a flote.


La próxima consola tendrá similitudes con la PS4 pero estará alimentada por una CPU y una GPU completamente nuevas. En una entrevista con la revista Wired, el arquitecto de sistemas de la marca Mark Cerny dijo que la consola usará una CPU AMD Ryzen de tercera generación con ocho núcleos y una GPU personalizada basada en la familia Radeon Navi de AMD. La GPU admitirá una técnica de renderización avanzada llamada trazado de rayos, que se limita a las PC de juegos de gama alta en este momento, y proporcionará a la consola un audio inmersivo en 3D.

Además, la PS5 utilizará SSD para almacenamiento en lugar de discos duros. El SSD, junto con sus otros componentes, dio lugar a un importante aumento de velocidad: en el evento, Sony demostró que la PS5 es aproximadamente diez veces más rápida que la PS4 Pro cuando se trata de cargar escenas complejas.

La próxima consola también admitirá gráficos 8K para poder sacar el máximo provecho de todos los televisores 8K que se abren camino en el mercado, aunque no esperes que haya un juego nativo de 8K dado a que ese formato es esencialmente más para PC. Y quizás lo más importante para aquellos que aún no quieren juegos 100% digitales: la PS5 todavía tendrá soporte para discos físicos, aunque Sony no mencionó qué discos podrá reproducir más que los juegos de PS4.

Sin embargo, Sony pretende que los propietarios de PS5 consideren la transmisión directa de kiegos como una opción si aún no lo han hecho. Planea mejorar la calidad de sus ofertas en Play Station Now hasta que los usuarios consideren que el streaming sea tan bueno como las descargas y los discos. Además, pretende aprovechar su asociación con Microsoft para “lograr un crecimiento más rápido que nunca”. Los dos gigantes tecnológicos anunciaron recientemente su equipo para construir tecnologías para juegos y transmisión de contenido.

Si bien todavía hay muchas incógnitas, una cosa es segura: Sony no hablará de PlayStation 5 en el E3 del próximo mes. De hecho, no hablará de nada, ya que se saltará la conferencia por completo este año.

Desafortunadamente, Sony aún no ha revelado cuándo saldrá la PS5 (sabemos con certeza que no aparecerá este año) o dónde estará disponible por primera vez y cuánto costará. Parece que tendremos que seguir esperando a que la compañía revele esos detalles cuanto más nos acerquemos al lanzamiento de la PS5.

Fuente: Entrepreneur 

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Información importante para ti

Al marcar esta casilla, confirma que ha leído y está de acuerdo con nuestros términos de uso con respecto al almacenamiento de los datos enviados a través de este formulario.